sábado, diciembre 27, 2008

N A V I D A D.

Cuando compramos los regalos de Navidad, decoramos el árbol o nos reunimos con la familia alrededor de la cena navideña, raramente nos detenemos a pensar cómo se fueron formando esas tradiciones milenarias, algunas de ellas mucho más antiguas que el propio cristianismo.

La conmemoración del nacimiento de Jesús, la fiesta más universal de Occidente, se celebró por primera vez el 25 de diciembre de 336 en Roma, pero hasta el siglo V, la Iglesia de Oriente siguió conmemorando el nacimiento y el bautismo del niño Dios de los cristianos el 6 de enero.

El nombre de la fiesta Navidad, proviene del latín nativitas, nativitatis, "nacimiento", "generación".

En siglos posteriores, las diócesis orientales fueron adoptando el 25 de diciembre y fueron dejando el 6 de enero para recordar el bautismo de Cristo, con excepción de la Iglesia armenia, que hasta hoy conmemora la Navidad en esa fecha de enero.

No se conoce con certeza la razón por la cual se eligió el 25 de diciembre para celebrar la fiesta navideña, pero los estudiosos consideran probable que los cristianos de aquella época se hubieran propuesto reemplazar con la Navidad la fiesta pagana conocida como natalis solis invicti (festival del nacimiento del sol invicto), que correspondía al solsticio de invierno en el hemisferio norte, a partir del cual empieza a aumentar la duración de los días y el sol sube cada día más alto por encima del horizonte.

Una vez que la Iglesia oriental instituyó el 25 de diciembre para la Navidad, el bautismo de Jesús empezó a festejarse en Oriente el 6 de enero, pero en Roma esa fecha fue escogida para celebrar la llegada a Belén de los Reyes Magos, con sus regalos de oro, incienso y mirra.

A lo largo de los siglos, las costumbres tradicionales vinculadas a la Navidad se desarrollaron a partir de múltiples fuentes. En esas tradiciones, tuvo considerable influencia el hecho de que la celebración coincidiera con las fechas de antiquísimos ritos paganos de origen agrícola que tenían lugar al comienzo del invierno.

Así, la Navidad acogió elementos de la tradición latina de la Saturnalia, una fiesta de regocijo e intercambio de regalos, que los romanos celebraban el 17 de diciembre en homenaje a Saturno.

Y no hay que olvidar que el 25 de diciembre era también la fiesta del dios persa de la luz, Mitra, respetado por Diocleciano, y que había inspirado a griegos y romanos a adorar a Febo y a Apolo.

En el Año Nuevo, los romanos decoraban sus casas con luces y hojas de vegetales, y daban regalos a los niños y a los pobres en un clima que hoy llamaríamos "navideño" y, a pesar de que el año romano comenzaba en marzo, estas costumbres también fueron incorporadas a la festividad cristiana.

Por otra parte, con la llegada de los invasores teutónicos a la Galia, a Inglaterra y a Europa Central, ritos germánicos se mezclaron con las costumbres celtas y fueron adoptados en parte por los cristianos, con lo que la Navidad se tornó desde muy temprano una fiesta de comida y bebida abundante, con fuegos, luces y árboles decorados.

La Navidad que celebramos hoy es, pues, el producto de un milenario crisol en el que antiguas tradiciones griegas y romanas se conjugaron con rituales célticos, germánicos y con liturgias ignotas de misteriosas religiones orientales.


(La Palabra del Día).

viernes, diciembre 26, 2008

NAVIDAD DE LA FAMILIA BARAHONA, 25 DE DICIEMBRE 2008


(FALTAN 33 QUE NO PUDIERON LLEGAR).

HAZ CLIK PARA AGRANDAR LA FOTO

martes, diciembre 23, 2008

UN SALUDO NAVIDEÑO PARA USTEDES.


QUERIDOS AMIGOS Y AMIGAS:


MNB Y LUIS QUISIMOS DEJARLES UN SALUDO DE NAVIDAD EN "INCLUSO AQUELLO".



UN FUERTE ABRAZO A TOD@S L@S FIELES SEGUIDORES DE NUESTROS BLOGS.

martes, diciembre 16, 2008

PARA MIS AMIGOS Y AMIGAS UN SALUDO DE NAVIDAD



HAZ CLICK EN LA TARJETA PARA AGRANDARLA

domingo, diciembre 14, 2008

Ñ O Q U I :

Los ñoquis son una masa hecha con puré de papas mezclado con harina, manteca, leche, huevos y queso rallado, dividida en pequeños pedazos de no más de dos o tres centímetros de diámetro, que se hierven en agua con sal.

Se trata de un plato tradicional napolitano, llamado en Italia gnocchi, plural de gnocco, nombre que proviene del napolitano gnuoccolo que, a su vez, se derivó del latín nucleus.

En el Río de la Plata es costumbre servirlos el día 29 de cada mes, una tradición italiana que se remonta al siglo VIII.

Según la leyenda, un joven médico llamado Pantaleón –que más tarde sería canonizado como San Pantaleón– practicó curaciones milagrosas.

En cierta ocasión, en un día 29, pidió comida a unos campesinos de Venecia, quienes lo invitaron a compartir su mesa.

Tras la refección, les anunció un año de cosechas y de pesca excelentes, profecía que se cumplió.

(La Palabra del Día)

lunes, diciembre 08, 2008

V Á N D A L O:

En español llamamos hoy vándalos a quienes destruyen o depredan bienes públicos por el solo placer de la destrucción o a "aquellos que cometen acciones propias de gente salvaje y desalmada".

Vandali era el nombre latino de los wandeln, un pueblo germánico procedente de Escandinavia, que invadió Roma en el año 455, saqueándola y destruyendo muchas obras maestras de arte que se perdieron para siempre.

La acepción actual de vándalo en el sentido de depredador proviene del adjetivo francés vandalisme, acuñado en 1794 por el obispo republicano francés Grégoire, para criticar a los depredadores de tesoros religiosos.

(La Palabra del Día)

miércoles, diciembre 03, 2008

A F R O D I S Í A C O

ESTA PALABRA SE LA DEDICO A MI QUERIDA AMIGA MUCHA DE LA TORRE (RECOMENZAR)


AFRODISÍACO:

Este sustantivo se aplica a las sustancias que tienen la propiedad de estimular el apetito sexual.

Los griegos ya conocían el efecto de algunas hierbas como estimulantes sexuales y hacían con ellas infusiones, que llamaron aphrodisiakós.

El vocablo surgió del nombre de la divinidad Afrodita, hija de Zeus y Dione, diosa del amor erótico y amante de Adonis.

Según otra tradición, Afrodita era hija de Urano, cuyos órganos sexuales, extirpados por Cronos, cayeron al mar y engendraron a la diosa, que por eso se llamó nacida de las olas.

En Roma, Afrodita fue identificada con la antigua divinidad latina Venus, de la cual pretendía descender la familia o gens Iulia, a la que perteneció Julio César.

A pesar de que la palabra griega tiene más de dos mil quinientos años, el primer registro de afrodisíaco que se conoce en castellano data de 1867.

(La Palabra del Día)